Mamá concilia más que Papá

Son muchos los avances en materia de conciliación e igualdad que se han dado en los últimos años con el fin de alcanzar la igualdad de género y la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Se conoce que existe una verdadera implicación de las empresas, se llevan años trabajando e implantando planes de conciliación e igualdad para sus plantillas. Pero ¿Hacia quiénes están enfocadas este tipo de medidas? ¿Mamás o Papás? 

 

 

 

Las medidas estrella de conciliación por parte del grueso empresarial durante estos años han sido la reducción de jornada o la excedencia, en las cuales quizá se debería de innovar hacia un modelo más moderno. Según el INE, en el último trimestre de 2018, más de 300.000 mujeres entre 20 y 49 años declararon que trabajaban a tiempo parcial por el cuidado de menores o personas en situación de dependencia, por contra, sólo 13.000 hombres, comprendidos entre las mismas edades, decían trabajar a tiempo parcial por esta causa. En 2015 se registraron 45.564 excedencias por cuidado familiar según el Ministerio de Trabajo. De estas solicitudes, 41.703 correspondían a solicitudes presentadas por mujeres y 3.861 por hombres, lo que se traduce en que el 91% de las excedencias por cuidados son pedidas por mujeres.

 

¿A qué se deben estas diferencias? Las medidas están ahí, pero no se incentiva que las medidas sean adoptadas por los padres. Quizás habría que reflexionar sobre si existe información suficiente y trabajo de concienciación para que los padres también adopten este tipo de medidas. Se promociona la conciliación laboral pero no la corresponsabilidad, o lo que es lo mismo, que nos críe mamá y que trabaje papá. Nuestra propuesta como empresa sería enfocar las medidas de conciliación con una perspectiva de corresponsabilidad, donde tanto padres como madres tengan un reparto de responsabilidades en la vida personal y familiar equilibrado, rompiendo así los roles entre hombres y mujeres. No debemos olvidar que uno de los principales objetivos de la conciliación y la corresponsabilidad debería ser la facilitación del avance de la carrera de las mujeres en el mundo profesional, la cual se ve truncada por sistema cuando deciden ser madres. El mundo laboral pone mil y una piedras en el camino en su retorno al trabajo, puesto que las medidas que se ponen en ciernes no son más que una forma de complementar su rol de cuidadora con su empleo, sin contemplar otro tipo de escenarios o posibilidades familiares. Además, la tasa de empleo de personas entre 25 y 49 años con hijas e hijos es del 88% para los hombres y del 66,6 en mujeres, existiendo así una brecha de 21,4 puntos porcentuales, mientras que, cuando no hay criatura de por medio, la brecha se reduce al 11,6%.

 

Probablemente se debería hacer una reflexión sobre si, con toda la buena fe del mundo, se están proponiendo medidas de conciliación que en la praxis están perpetuando los roles de hombres y mujeres, además de empujar a estas a la precarización laboral por las medidas de la parcialidad; España ocupa el primer puesto en precariedad del empleo femenino. Además de promover y trabajar la conciliación, se debería fomentar y sensibilizar la corresponsabilidad para que tanto hombres como mujeres puedan progresar en igualdad de condiciones en su carrera, sin tener perjuicio por su decisión de ser madres o padres.  

 

Desde Evoluciona Consulting te invitamos a participar en el estudio que estamos realizando sobre conciliación laboral, familiar y personal, no te ocupará más de 30 segundos.  Gracias por tu colaboración