Las competencias clave de un mando intermedio.

Los mandos intermedios de las organizaciones son piezas clave para el desempeño de la actividad y el desarrollo de objetivos. A ellos les corresponde planificar, ejecutar, motivar y controlar a los equipos, es decir, poner en práctica la estrategia para canalizarla a través de las diferentes personas que forman su equipo de trabajo dentro de la organización, con un papel definido y una funciones claras.

¿Pero que es un mando intermedio?

Un mando intermedio es esa persona que conoce muy bien su área de actividad, negocio, o su sector. Este conocimiento es el que le permite mejorar procesos existentes e incorporar procedimientos de actuación.

Son también los que más conflictos tienen, relacionados con el desarrollo de sus funciones dentro de la organización y la propia interacción con del grupo de trabajo.

 

Una de las competencias clave que consideramos que debe de tener un mando intermedio es la competencia de Inteligencia emocional,  que es la habilidad que tiene una persona de manejar, entender, seleccionar y trabajar sus emociones, así como las de los demás con eficiencia y generando resultados positivos, es decir la capacidad para gestionar bien las emociones, tanto las nuestras como las de los demás.

No es la única competencia que debe de tener el mando intermedio, podemos citar alguna de ellas, que también serán necesarias que existan y estén alineadas con los valores, cultura y objetivos de la empresa, como por ejemplo:  

  • Iniciativa: Para tomar posesión de todo lo que se encuentre dentro del área de trabajo. Asumir responsabilidad ante la adversidad. 
  • Creatividad: Sugerir ideas que puedan resolver problemas, técnicos, prácticos o sociales.
  • Autoconfianza: Cumpla con sus compromisos. No recurra a echar la culpa a otros.

En resumen, en estos tiempos difíciles, el mando intermedio debe de ser más apreciado por las organizaciones, al mismo tiempo que debe de retroalimentarse de la organización. Es decir estar dispuesto a escuchar, a ver oportunidades es vez de críticas, y no adoptar una postura defensiva ante determinadas situaciones o cambios.