La importancia de la empresa familiar.

 

La empresa familiar está de plena actualidad, no en vano el papel que desempeña  en las principales economías del mundo es fundamental. Su importancia, tanto en nuestro país como en el resto de países desarrollados, se demuestra por su participación en términos de creación y riqueza y empleo. Las empresas familiares representan el 65%  del total de empresas, proporcionando más del 60% del empleo privado y generando en torno a dos tercios del PIB mundial.

Sin embargo, a pesar de la gran relevancia  que tienen, no se les da la importancia u el valor que merecen, ni son apoyadas por los organismos correspondientes.

 

Los rasgos característicos que distinguen a este tipo de negocios son: propiedad,dirección y/o control en manos de la familia, implicación de la familia en todo los referente a la empresa, fuerte interrelación entre familia y empresa,  visión a largo plazo y continuidad mediante la  sucesión a la siguiente generación, una cultura y valoras  compartidos, sentido de pertenencia  y un estilo de dirección más personal.

Todas estas características diferenciadoras le confieren al mismo tiempo fortalezas y debilidades., Por ejemplo, la implicación familiar en la dirección y/o en la propiedad, uno de sus principales rasgos, conlleva la existencia de un fuerte vinculo recíproco entre familia y negocio.

 

Los negocios familiares tienen los mismos problemas que cualquier tipo de empresa, pero además tienen que hacer frente a otros propios, como son los conflictos de intereses generados entre familia y empresa o los retos que supone el proceso de sucesión.

El tema de de la sucesión es especialmente importante. Y aunque entre uno de los principales objetivos de la Empresa Familiar está su traspaso de una generación a otra, solo el 30% aproximadamente de las empresas familiares sobrevive a la primera generación y entre el 10% y el 15% pasan a la 3ª.

La continuidad de la Empresa Familiar a la siguiente generación se facilita  si se planifica la sucesión. Sin embargo, a menudo dicha planificación no se lleva a cabo. Existen multitud de frenos y barreras que hacen que se retrase la planificación de la sucesión, que no se llegue ni a plantear o incluso que impiden que aún no planificada no se desarrolle con éxito.

La sucesión supone la cesión de la batuta del liderazgo desde el propietario-fundador a otro u otros sucesores, e implica la transmisión de la propiedad y/o gestión. Se trata de un proceso en el que surgen multitud de problemas y tensiones.

 

RECOMENDACIONES EN EL FUNCIONAMIENTO DE LAS EMPRESAS FAMILIARES.

Aunque cada empresa familiar es un mundo, existen una serie de prácticas que pueden facilitar el funcionamiento de la misma para que además logre el éxito. Estas prácticas son:

  • Planificación estratégica y, dentro de ella, la planificación de la sucesión con suficiente antelación.
  • Creación de órganos de gobierno sólidos que contribuyan a mejorar la relación empresa-familia. Principalmente tres: Consejo de Dirección, Consejo de Administración y Consejo de Familia.
  • Elaboración de un Protocolo Familiar, como instrumento de cohesión, armonía y comunicación familiar en torno a la empresa, regulando las relaciones familia-empresa.
  • Profesionalización de la gestión, mediante la captación y retención de los mejores profesionales, tanto familiares como no familiares. Con formación y preparación continua.
  • Comunicación fluida y directa. La comunicación directa entre los miembros de la familia inmersos en la organización es imprescindible, con el objetivo de limitar los conflictos que se puedan producir en la compañía.
  • Compromiso y unidad.

Como se mencionaba al inicio, a pesar del importante papel que representan las empresas familiares en la economía y en la sociedad de nuestro país, no se les da el valor que merecen.

 

Desde aquí queremos hacer una llamada de atención para que se tome conciencia de la relevancia de este tipo de empresas, que suponen más que simples negocios, y que los organismos e instituciones les den el apoyo y respaldo que necesitan.